GT Intoxicaciones

Introducción

La sospecha de intoxicación es un motivo de consulta poco frecuente, suponiendo actualmente un 0,3% de las consultas en nuestros Servicios de Urgencias pediátricos. En los últimos años se ha observado una disminución en el número de muertes debidas a intoxicaciones por diversos motivos, como mejora en la educación sanitaria de las familias, un mejor uso de los recursos sanitarios y mejor formación en esta área de los profesionales de urgencias de pediatría. Además, afortunadamente en la mayoría de los casos se trata de contacto accidental con sustancias poco o nada tóxicas, que precisan escasa actuación del pediatra. Sin embargo, las intoxicaciones siguen siendo causa de morbilidad y mortalidad, tanto en niños como en adolescentes, por lo que nunca una sospecha de intoxicación debe ser una situación subestimada. Todo el personal sanitario, incluido los pediatras y más los que atendemos niños en Urgencias, estamos obligados a realizar una aproximación adecuada ante un niño con posibilidad de intoxicación así como conocer el manejo de determinadas sustancias potencialmente tóxicas, sus efectos y sus antídotos específicos en el caso de que los hubiera.

La continua proliferación de nuevos productos tanto farmacológicos como no farmacológicos hace imposible para el pediatra de urgencias conocer todos los posibles tóxicos. Para ello existen numerosas fuentes de información (Centros de Toxicología e Internet), pero debe estar familiarizado con las sustancias que son significativas, bien por su frecuencia (por ej, paracetamol) o bien por la enorme toxicidad potencial que poseen (por ej, antidepresivos tricíclicos, betabloqueantes, etc.).

De manera global, existen dos tipos de intoxicaciones: 1. Intoxicaciones accidentales: Se trata en general de niños de corta edad en “fase exploradora” que tienen a su alcance el producto tóxico o niños mayores que ingieren sustancias tóxicas guardadas en recipientes distintos al original. También se incluyen los errores de dosificación por parte de padres o cuidadores. Muchas de las intoxicaciones por vía inhalada o cutánea también son de tipo accidental. 2. Intoxicaciones voluntarias: Adolescentes con trastornos psiquiátricos más o menos importantes, que se intoxican con fines suicidas o bien en relación al consumo de drogas, así como niños pequeños que sufren un síndrome de Munchausen por poderes.

Objetivos

  • Elaboración, difusión y monitorización del seguimiento de guías de manejo de las intoxicaciones pediátricas.
  • Observación de cambios epidemiológicos.

Coordinadora del grupo de trabajo

Beatriz Azkunaga
Hospital de Cruces. Bizkaia.
Dirección: Plaza de Cruces s/n. 48903 Cruces-Barakaldo. Bizkaia.

Proyectos o trabajos realizados / publicaciones y documentos del GT