GT Maltrato

Introducción

Los casos de Maltrato Infantil y Situaciones de Riesgo de desprotección, aunque globalmente suponen un bajo porcentaje de los motivos de consulta a los servicios de urgencia (SU), en la práctica diaria son causa de preocupación importante entre los profesionales de los SU por varios motivos:

  1. Las posibles graves repercusiones físicas /mentales de los menores afectados, tanto a corto como a largo plazo, con índice importante de recurrencia si no se detecta.
  2. En algunos casos las dificultades en realizar un diagnóstico correcto y de certeza cuando hay que tomar decisiones. La falta de formación específica en este campo de algunos profesionales que atienden urgencias pediátricas disminuye las posibilidades de tener el alto índice de sospecha necesario para detectarlos; en qué aspectos de la historia clínica y exploración física debemos incidir; saber qué pruebas complementarias y cuándo solicitarlas y de cuál es el circuito adecuado de notificación. Aunque actualmente existen muy buenos cursos/talleres sobre este tema, han nacido de la iniciativa y el esfuerzo particular, y por lo tanto limitados a ciertas zonas del país o profesionales. Sería recomendable unificarlos y que SEUP liderara y estableciera y garantizara su difusión generalizada, como se hace con los cursos de RCP o APLS, por ejemplo.
  3. Las dificultades en establecer un mecanismo eficaz de seguimiento de los casos, tanto de los ingresados en un centro hospitalario como, fundamentalmente, de los no ingresados. Dicho mecanismo debe garantizar en primer lugar la seguridad del menor y facilitar llegar a un diagnóstico final, pero también considerar la presunción de inocencia de cualquier menor / adulto relacionado. Esto está motivado porque en la mayoría de los centros no existen Equipos de trabajo multidisciplinar que incorporen y coordinen las tareas de los diferentes profesionales implicados en este problema de salud: personal sanitario, trabajadores sociales, profesionales del ámbito legal – jueces, fiscales, abogados-, policial, educacional. En este aspecto hay que recalcar la escasa interrelación necesaria con los pediatras extrahospitalarios, que motiva que muchos de estos casos lleguen a nuestros SU, cuando sería el ámbito extrahospitalario el más adecuado para su detección y seguimiento.

El manejo de este problema de salud es muy heterogéneo entre los SU de las diferentes zonas del país, por lo que sería necesario tratar de unificarlo lo máximo posible, respetando las características de ordenamiento legal y coordinación entre los diferentes profesionales propias de cada comunidad.

En este campo es necesario instaurar medidas preventivas, tanto primarias, secundarias como terciarias, y SEUP puede ser un buen marco para establecerlas y coordinarlas con aquellos profesionales implicados.

Hasta el momento este problema no ha ocupado tanto tiempo/espacio como otros en nuestras Reuniones y acciones formativas e investigadoras. De hecho desconocemos el peso real en nuestra actividad asistencial y su incidencia. Las cifras que manejamos son aproximativas y/o extrapoladas de estudios de otros países o de zonas concretas: no existe un Registro Nacional.

Objetivos

Conocer la realidad del Maltrato Infantil en los SU pediátricos en nuestro país. Ello nos permitirá detectar nuestras debilidades actuales, tratar de articular medidas de mejora, y establecer recomendaciones de manejo coordinado.

Para conocer la dimensión del problema y sus peculiaridades parece necesario crear un Registro Nacional.

Establecer una guía de actuación clínica unificada: Criterios de ingreso, indicación de pruebas complementarias, cuándo notificar y a quién (hoja de notificación “unificada”), cuál debiera ser la composición de un Equipo de trabajo multidisciplinar…

Instaurar un programa de formación continuada que incluya a todos los profesionales sanitarios que atienden niños: pediatras y médicos de familia, MIR, enfermería. Este programa debiera hacerse extensible a todas las zonas del país, estudiando las posibilidades de hacerlo incluso en aquéllas zonas en las que actualmente SEUP no esté muy representada.

Fomentar la investigación clínica en este campo. Establecer contactos con otros profesionales implicados en el problema.

Publicaciones del GT

Coordinadora del grupo de trabajo

Ana Curcoy. Hospital San Juan De Dios